Morelos: Corrupción y opacidad desde el órgano de transparencia

Publicado por eunice en

Por Roberto Salinas / Centro de Investigación Morelos Rinde Cuentas AC

Morelos es un estado lastimado por la corrupción, pero aún más, por la impunidad. 

Un estado en el que los acuerdos políticos y asignación de puestos es parte de la estrategia para garantizar que la ausencia de la ley sea cosa común. Un ejemplo de esta complicidad, que fomenta la opacidad y garantiza la impunidad en casos de corrupción, es el órgano garante de transparencia de Morelos, el Instituto Morelense de Información Pública y Estadística (IMIPE) que se ha convertido en pieza clave para desalentar la participación ciudadana y el combate a la corrupción.

Desde el año 2016 en el que el Centro de Investigación Morelos Rinde Cuentas AC comenzó su trabajo sobre las instituciones públicas del estado, observó que existía una gran resistencia a transparentar, pero aún más grave el lento avance en la resolución de los recursos por la falta de información. Con ello inició la revisión del propio órgano de transparencia y desde entonces ha documentado los abusos, corrupción e ineficiencia de la institución que repercute en opacidad del resto de las instituciones.

Los problemas detectados por el Centro de Investigación inician con la DESIGNACIÓN DE LAS Y LOS COMISIONADOS. Por ejemplo, se ha documentado la cercanía del ex comisionado Víctor Díaz Vázquez con el ex Diputado del PRI y presidente de la mesa directiva del Congreso, Jorge Arizmendi García (2009-2012).

Víctor Díaz fue empleado del exdiputado en su escuela, de nombre Universidad del Valle de Cuernavaca, después de ser nombrado comisionado (2012-2019) y presidente del IMIPE (2013-2015). Durante ese periodo fue contratado Guillermo Arizmendi García (hermano del exdiputado) como Secretario de Ejecutivo del órgano garante. Pero además de este conflicto de interés, entre 2015 y 2017 fue contratado un inmueble del exdiputado Arizmendi, que fungió como oficina del instituto de transparencia con una renta mensual de 34 mil ochocientos pesos. En 2017 cuando cambio de ubicación las oficinas del IMIPE, las nuevas instalaciones fueron contratadas a la esposa del exdiputado Fernando Martínez Cue (2009-2012) quien participó en la designación de Víctor Díaz. Ambos casos pueden constituir un claro CONFLICTO DE INTERESES.

La Comisionada Mireya Arteaga Dirzo, participó como candidata suplente en 2006 al congreso local, junto a Juan Ángel Flores Bustamante, pero no tuvieron éxito en llegar a la curul, sin embargo el ex candidato Flores Bustamante del PRD volvió a participar como candidato y convirtiéndose en legislador (2012-2015) justo en el periodo en que Mireya Arteaga fue elegida Comisionada (2013).  

Durante su gestión como presidenta, el Centro de Investigación Morelos Rinde Cuentas, A.C. ubicó diversas personas que cobraban como empleados y asesores en el instituto de transparencia pero que no asistían a laboral, lo que popularmente se conoce como AVIADORES. Este fue el caso de Geovani Omar Romero Cruz, quien fue identificado como amigo y empleado de Juan Ángel Flores Bustamante en un negocio particular llamado “Soen by barco”. Esta relación podría confirmarse actualmente ya que Geovani Omar ocupa la Dirección de la Reconstrucción en el municipio de Jojutla, en donde Juan Ángel Flores Bustamente ocupa el cargo de  alcalde en estos momentos. 

Además de ello, dos directivos del IMIPE, Julio Méndez Álvarez, Director General del Sistema Estatal de Estadísticas, Sondeos y Encuestas y Héctor Martín Ramírez Hernández, encargado de despacho de la Coordinación A de Protección de Datos Personales fueron identificados como cuñados de la comisionada Mireya Arteaga, ya que son esposos de Ariadna y Vianet Arteaga Dirzo. Esto podría ser señalado como casos de NEPOTISMO.

Después de la designación de los dos comisionados anteriores, tocaría el turno de designar a un comisionado para el Partido Acción Nacional. En junio de 2014, Dora Ivonne Rosales Sotelo (sin experiencia en transparencia o servicio público) fue designada comisionada (2014-2021) a pesar de que cuenta con antecedentes de militancia en el Partido Acción Nacional al presentar en 2011 un juicio para la protección de los derechos político-electorales del ciudadano. Al ocupar la presidencia del IMIPE (2017-2019) coincide con el ingreso de Nancy Evelyn Arizmendi Santaolaya como Coordinadora Administrativa del instituto de transparencia. Nancy Evelyn es hermana del ex Diputado local Mario Arizmendi Santaolaya (2012-2015) y militante del partido Acción Nacional de Morelos. La designación se dio justo durante el periodo en que fue legislador Mario Arizmendi.

La CORRUPCIÓN en el instituto de transparencia puede ser corroborada en la denuncia SC01/5237/2015 que presentó la ex comisionada Mireya Arteaga el 12 de junio de 2015, quien, al llegar como presidenta del organismo, denunció un probable desvío de 2.7 millones de pesos con más de 270 observaciones administrativas y pagos sin sustento. Es de reconocer la disposición de la comisionada Arteaga de denunciar estos actos de los que, a cinco años, no hay avances. Durante el periodo de presidencia de la Comisionada Dora Rosales no dio seguimiento a dicha denuncia. La asociación Morelos Rinde Cuentas intentó sin éxito obtener información de la denuncia. Sin embargo, la respuesta fue denegada hasta que se recurrió al INAI se revocó la resolución del IMIPE y obligó a entregar una versión pública. A pesar de dichos antecedentes, el pasado mes de abril de 2020 la Comisionada Rosales reincorporó al ex comisionado Víctor Díaz como asesor de lujo, con un sueldo neto mensual de 30 mil pesos, un sueldo por encima de cualquier otro director o de la propia Secretaría Ejecutiva del IMIPE.Los comisionados del IMIPE cuentan con 8 mil pesos mensuales para gastos de representación y 10 mil pesos para el comisionado presidente. Este recurso como lo marca su propio nombre debe servir para cubrir el gasto derivado de las reuniones que les permita a los comisionados representar y acordar acciones a favor del IMIPE y la transparencia con diversos actores políticos o sociales. Desafortunadamente los recursos destinados para este rubro han sido objeto de ABUSOS. Entre los años de 2016 y 2018 se gastaron 18 mil pesos en barbacoa, 16 mil pesos en pizza y otros 16 mil en tacos, 11 mil pesos en hamburguesas de McDonald’s y Burger King o consumos de helados, donas, pasteles y hasta menú infantil. De estos tres años revisados, en ningún caso los comisionados reintegraron recursos de gastos de comisión, lo que generaba que muy probablemente usaban consumos personales para cubrir el gasto asignado incluso en periodo vacacional o fines de semana. Quien tenía gustos por consumos caros o en lugares que podrían representar poco al IMIPE fue el comisionado Víctor Díaz, quien representaba al IMIPE principalmente en la Ciudad de México en lugares tales como Central de Brasil y Hooters.

* Las opiniones expresadas en son responsabilidad exclusiva de sus autores 
y NO representan necesariamente la posición oficial del Núcleo de
Organizaciones de la Sociedad Civil para el Gobierno Abierto en México.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *