Co-creemos, muchas y diversas cabezas piensan más que una

El interés por reforzar la transparencia, la rendición de cuentas, la participación ciudadana y el uso de nuevas tecnologías, principios básicos de la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA), no ha cesado desde que Colombia se sumó a esta iniciativa multilateral en 2011. Con el pasar de los años y la co-creación e implementación de dos Planes de Acción exitosos podemos decir que los esfuerzos han valido la pena. En efecto, el Segundo Plan de Acción es un motivo de orgullo pues hemos sido reconocidos por el Independent Report Mechanism (IRM) como el único país en obtener ocho compromisos estelares en un mismo plan de acción. Debemos mantenernos a la altura en los años venideros y, por esto, para construir nuestro Tercer Plan de Acción se decidió acudir a uno de los pilares básicos del Gobierno Abierto: la colaboración.

La preparación del Tercer Plan de Acción comenzó con los desafíos recogidos por el Comité de Seguimiento del Segundo Plan de Acción y las recomendaciones dadas por el IRM de la AGA en sus evaluaciones. Se identificaron dos necesidades fundamentales: ampliar la participación ciudadana hacia nuevos actores provenientes de la academia y del sector privado, y consolidar la iniciativa de Estado Abierto a nivel sub-nacional.

De esta manera, el Plan de Acción, coordinado por la Secretaría de Transparencia de la Presidencia de la República de Colombia, identificó 48 entidades de la institucionalidad pública nacional para iniciar un proceso creativo y colaborativo de co-creación.

Se organizaron 41 mesas de trabajo con los representantes de cada uno de los sectores (Gobierno Nacional, academia, sector privado y sociedad civil) para identificar tanto los desafíos del Gobierno Abierto en el país, como los aspectos estratégicos para la construcción del Tercer Plan de Acción de Gobierno Abierto en Colombia. El acompañamiento y la colaboración de los diversos actores se manifestó también en las siete (7) sesiones técnicas, donde se desarrollaron en conjunto las propuestas de los compromisos, además de videoconferencias, para guiar a las entidades interesadas en el desarrollo de todas las propuestas, incluidas las de las entidades nacionales, desde la reflexión inicial hasta la definición de una propuesta técnica sostenible. La escogencia de los compromisos finales tuvo un carácter participativo gracias a la consulta ciudadana lanzada por el portal Urna de Cristal donde obtuvimos un alcance de más de 2 millones de usuarios.

Los resultados fueron la definición de 26 compromisos ambiciosos, adaptados al contexto de las diferentes entidades y, sobre todo, la inclusión de nuevos actores que le dan a esta carta de navegación un carácter de Estado Abierto sin precedentes: doce (12) entidades de la rama ejecutiva, una (1) de la rama judicial, una (1) de la rama legislativa, un (1) órgano de control, una (1) entidad del sector defensa y seis (6) gobiernos subnacionales. Este esfuerzo se ha materializado además con la firma de la Declaración de compromisos por un Estado Abierto, suscrita por las cabezas de las tres (3) ramas del poder público y de los órganos de control.

Este proceso habría sido imposible sin contar con la experticia y el empuje de los diversos actores que se involucraron en su co-creación. En definitiva, la colaboración tiene una razón de ser: garantizar la relevancia, la acogida y el impacto de los compromisos desde el principio. Dicen que dos cabezas piensan más que una, pero, ¿por qué limitarnos a dos? Varias cabezas provenientes de diferentes contextos concentradas en un mismo objetivo pueden cambiar realidades puntuales y, así, el mundo.

Gabriel Cifuentes
Secretario de Transparencia

Sitioweb: http://www.urnadecristal.gov.co/AGA

Twitter: @STransparencia | @AGA_Colombia

Consulta la publicación original aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *